Las Calaveras y Su Música: 5

Michaela compré su boleto. Se fue el fin de Abril y Tomás se dijo que volviera. Se esperó que volviera. Mientras los días de su salida han acercado, él la preguntó si volviera. Con un affecto muy plano, y reticencia su respuesta perpetual era sí. Ellos sabía la verdad. Sus egos lo secuestraron un rehen, su amor.

Considerando la situación, Tomás hizo todo que pudiera distraer su mente del pavor. The New England Conservatory le invitó enseñar durante el verano y aceptó con la insistencia de Michaela. Ella se aseguró con mentiras. Las menitras vinieron de su culpa. La culpa se desfracio por amor: otro mentira.

El primer día de Junio fue nada inordinario. Tomás camina desde la estación Davis a su apartamento. El sendero se llena con viajeros diarios en las baquetas. El sol de la primavera tarde se encuentra cada día más perspicacio del verano en sus tacones. Tomás piensa en su primer verano en Somerville. Él se enamoró con la ciudad. Fue instantáneo.  Ha viajado extensivamente en Los Estados Unidos dando conciertos. Desarollaba su afinidad por el país y la gente. Recibió ofertas de admisión y becas en una variedad de institutos estadounidenses, pero en sus viajes Boston fue lo más encantador. Michaela disfrutó Boston por un rato hasta no lo disfrutó.

Tomás alcanza sus apartamento en una casa multi-familia. La arquitectura de Somerville Massachusetts es así. Una ciudad pequeña fuera de la princialidad Boston, sus geográfica es montuosa decorado con restaurantes de alimentación exótica en concurso con lo tradicional. La diferencia en establecimientos mimica el pueblo. Quedan ellos que conocen de las granujas del pasado en la clase obrera. Ellos están mirando y observando los invesores que persiguen doctorados y llevan skinny jeans. Somerville tiene algo más íntimo que Boston, acogedor con su tamaño diminuitivo pero con un estilo de vida urbano. Tomás no conoce mucho de los días del Winter Hill Gang ni, la incursión de la Torre de pólvora durante tiempos coloniales. Con su ropa distinto, y peinado largo, enredado en ondas morenas, el parece como los hipsters en los cafés y restaurantes de comidas exóticas. Su altura y físico parecen adecuados para deportes. Anda con algo enigmático en sus pasos; no sonrie mucho y es dificil emplear su atención con casualidad.

Tomás mandó un mensaje a Michaela cada día de su ausencia y hoy tiene un plan igual. Ellos no han hablado mucho en tiempos reales. La excuasa fue las xonas diferentes de tiempos.

Tomás sabia que Michaela es impetuosa. Después de unos meses en Somerville, él expresó su deseo por una familia. Eso occurio dos años atras. Michaela fue transparente al principio con sus opiniones y dudas de matrimonio tradicional, maternidad, y monogamia. Se enamoró con Tomás. Él se piensa un esposo tierno y se dice que su amor por ella la cambiara. Vivia con el limite muy común que afrontan un pareja; una persona cambia durante su vida pero no siempre en las maneras que el otro quiera. Un matrimonio con un filosofía como Don Quijote; que la locura es a ver cosas como son y no como sean. Recogiendo su correos en el umbral se prepara para escribir un email Michaela cuándo presta atención a una carta de ella.

Un sobre de tamaño típico por una tarjeta de felicitacion reposa en sus manos. Él se da cuenta qué ella lo debió enviar cuando el avión apenas aterrizara. Él sello postal indica el 24 de abril, Garmish Bayern, DE. Él lo abre con ansia.

Querido Tomás

Arrepiento a admitir esto a ti porque eres un hombre bueno y mereces una mujer que te aprecie completamente. No soy ella. Es con dificultad que revelo los sentidos pésames que he sido llevando. Cuándo aceptaste su posición en Boston, me sentí muy exaltada. Recibiste una oportunidad increíble. Conozco su dedicación a su arte y no tuve el corazón a privarte. Me gusta Boston. No me gusta las valles y diferencias entre nos. Nos alejamos y a pesar de las intenciones, este unión no es para mí. La cuestión a tener niños, algo que discutimos mucho, me abruma. Estoy resoluta en mi decisión a no tenerles por el futuro previsible. Compré un boleto de ida sin un plan a volver. He perdido alegría en mi vida, y me obligo para discubrirme. Platique con un abogado local a terminar el matrimonio. Te mandaré los documentos.

No sabe cómo pasó, pero Tomás se encuentra en el piso en la sala, su espalda contrapelo la pared, la carta resbaló desde sus manos hacia el piso. Él no perdió la consciencia, pero fue como un episodio de síncope. Su corazón continua con su ritmo, su transmisión de señales neurológicas sigue, pero él no se siente consciente de sus movimientos. Su cuerpo mímica un naufragio, hundiendo al suelo.

Él de repente piensa, “¿como hemos llegado a este punto?” A vecces tiempo pasa muy lentemente. Esperamos las señales en que podemos confiar nuestras decisiones y las señales no llegan. El revés pasa también. Una situación, sin nuestro permiso nos catapulta al futuro. Sentimos la perdida completa de control. Tomás sufre de esta verdad abrasiva, econtrandose en una posición que no esperaba y no dio su consentimiento. En estes momentos las emociones se forman en un tornado. Tomás, el víctima en el medio solo tiene la opción de ceder, perguntandose, ahora que?

“Ella me rompe y todavía, la amo.” Tomás nunca era un hombre de gestos románticos ni palabras afirmativas. En lugar de notas, o flores, su amor se expresa con cuidados y provisión financia y actividades compartidas. El está indeciso si una petición a salvar su matrimonio, o en la rabia un adiós amargura sea mejor. Respira profundamente y se da cuenta que no es tan orgullo a rogar. En Alemania son las dos de la mañana. Agarra su iphone en las manos y oprima Michaela.

El mobil zumba…..y zumba. Finalmente el tono a dejar un mensaje. Tomás empieza….

“Conozco la hora en Garmish. Tú conoces que me escribiste. No sé si te desperté y me estás esquivando. Contemplando que me has escrito me debes una conversación. Te amo a pesar de sus sentidos. Pero no puedo forzar su compromiso a mí.  Su voz sacude. No quiero eso. Te seguiré a Garmisch si crees el viaje lo cambie su opinión. Ojalá que me llames pronto……te amo.”

Tomás tenía una vida planeada. Se establece su carera en academia, escribe y colabore con musicales y da conciertos. Un hombre que provaca la envidia de muchos en el mundo de música con su alineación de talento y pasión. Esta pasión lumbra atraves de su estoicismo, y ganó los cariños de Michaela. Ella lo admiro por sus características super humanos. Se depciona con la averiguación que solo es inmortal en su música. No esperaba sus valores tradicionales lo rebasarian. La pareja empezó a discuitir niños y la inseguridad y padecimiento de Michaela maduro. Desde los cambios físicos, a la perdición de libertad la dio miedo. Ella se convertío como un tullido en su incapacidad a permitir un embarazo. También la realidad de matrimonio se reveló: es difícil.

Colleccionandose desde piso, Tomás cojea al piano. Empieza con un preludio de Chopin. Una obra muy fácil para él, no obstante muestra sus dones. La canción replica el sonido de la lluvia cayando. Por lo menos es como su primera maestra le expliqué. Ella se murió unos años antes. Le Creia en él. Recuerde la conversación que tuvo ella con sus padres.”Señor y Señora Richter su hijo tiene algo especial.” Tenía ocho años y unos meses de clases. Tomás cree que su reproducción de la canción daría homenaje a un uno que ponía una voz y un método de autoexpresion a él, un niño trastrornaba con timidez.

Dos horas pasan mientras Tomás se recupera con el movimiento de sus dedos y la presión de sus pies en los pedales. Por ende pausa. Mira el apartamento en las tinieblas. Su vida como es y como era. La luna arroja luz en el pasillo, donde Tomás fija en las fotos de la pareja. Ellos en el día de su boda, cerca de una vista preciosa de los Alpes. A ver la foto, la pareja posada en una vega, con flores, y las montañas estuviera suficiente a poner algien a cantar Edelweis de El Sonido de la Música. La sigiente un brindis; sus manos izquierdas presumen sus anillos y dos cocteles tropicales debajo de una sombrilla con el mar en el fondo.  Las cosas que colecionaron juntos se exhiben en cada parte del hogar. El apartamento en la misma condición que ayer, el día que Michaela se fue y mañana. Y ahora qué? Los vestigios del pasado rondan los pasillos.

Tomás no quiere el día siguente; el primer viviendo una vida que no vaya a su plan. Corregirá las prueba de sus estudiantes. No tiene un apetito. Es extraño como en estrés, un cerebro enfermo suprime el estomago. Con un futuro desconocido, se acuesta en la sofa y por fin se duerme.

 

Author: La Cuentista

Hola Creyo este blog para capturar la belleza del idioma español con la palabra escrita. Español es mi segundo idioma. Cuándo mencionó mi deseo a publicizar cuentos en una lenguaje que no es la mía, muchos me miran como he perdido la cordura. Confeso estoy de acuerda, que es una tarea y sueño con muchos obstáculos. La gramática será una obra en progreso, pero supongo que seamos todos obras en progreso.......

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s